domingo, 26 de febrero de 2012

Esperar a que la vida nos trate bien porque somos buenas personas es como que un toro no te ataque porque sos vegetariano.
Para mí las relaciones son como un trato ¿entendés? Hay buenos tratos y hay malos tratos. Cuando una persona quiere a alguien sin decirlo ya hay un trato. Yo te voy a tratar bien porque vos me vas a tratar bien. Pero si yo maltrato a alguien ¿Qué puedo esperar a cambio?
Cuando una persona maltrata a los demás en realidad se está tratando mal a sí mismo, o sea se te vuelve en contra, la piña que vos das te lastima a vos.
Es un problema ético, tratar a los demás como queremos que nos traten. Si yo maltrato recibo maltrato.
Pero cuando tratamos bien a los demás y nos vuelve maltrato pensamos “que hice yo para que me traten así”. Y la respuesta es “nada”, no hicimos nada. Simplemente nos topamos con alguien que tratándonos mal en realidad se maltrata a sí mismo. La solución no es más maltrato.
Si un trato se vuelve malo, bueno, hay que hacer otro. Hay que hacer tratos nuevos, negociar ¿entendés?
Hay que buscarle la vuelta, porque los buenos tratos son la única manera de quererse bien.

No hay comentarios:

Publicar un comentario